4 marzo, 2024
4 marzo, 2024

Sin ellas, el mundo no anda

«Es la que limpia. La que gana menos. La que aguanta. La que se queda cuando te vas. A la que le ponen señuelos. La que no tiene paga de Navidad. Ni la de junio. La que tiene que pasar frío en las manos. La que no para. La que no recibe ni las gracias. Ni qué bien lo haces. La que operada de cáncer de mama tiene que volver a coger la fregona.
La que no es Doña Francisca porque es simplemente, la Paqui.
Pero son muy importantes. Sin ellas, el mundo no anda. Mi vida no andaría.
Porque soy hijo de limpiadora y planchadora. Porque soy sobrino de limpiadora. Porque soy hermano de limpiadora.
Porque con su sueldo pequeño, no se compraban joyas porque a mí me compraban libros. Porque con su sueldo pequeño me pagaban clases particulares.
Hoy estoy bien. Gano mucho más que ellas. Y todo lo que soy y todo lo que tengo es gracias a ellas.
Por eso, cuando en mi trabajo veo a una limpiadora, le digo buenos días. No le piso lo mojado. Y le pido permiso para cualquier cosa.
Ojalá, y lo sé, que yo nunca olvide de donde vengo y de quién fui, hijo, sobrino y hermano».

Para reflexionar.
Por Alfonso Saborido.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Redes:

Lo más visto: