4 marzo, 2024
4 marzo, 2024

Conflicto en Sudán: el recrudecimiento de los combates en Darfur obliga a más personas a huir a Chad

Tras el recrudecimiento de los combates en El Geneina, en Darfur occidental (Sudán), los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) que operan al otro lado de la frontera, en el este de Chad, han observado un aumento inmediato y considerable del número de personas que llegan a la región. Los refugiados procedentes de Sudán son principalmente mujeres, niños y niñas, y relatan historias de violencia a gran escala contra los civiles

“En los tres primeros días de noviembre, hemos visto más llegadas de refugiados sudaneses que durante todo el mes anterior: unas 7.000 personas cruzaron la frontera. Y este fin de semana pasado, los días 4 y 5, recibimos un total de 36 heridos en nuestras instalaciones”, explica Stephanie Hoffmann, coordinadora de MSF en Adré, una ciudad chadiana fronteriza con Sudán. “Hemos visto a madres y niños que tuvieron que abandonar Sudán sin nada, ya que sus casas estaban siendo destruidas”.

En un puesto de salud situado justo en el paso fronterizo de Adré, los equipos de MSF prestan servicios médicos a las personas refugiadas recién llegadas vacunando a los niños y niñas contra el sarampión, haciendo pruebas de desnutrición y derivando a los que necesitan atención especializada urgente directamente al hospital de Adré, donde son atendidos por MSF y por personal del Ministerio de Salud chadiano.

A unos cientos de metros del paso fronterizo, los refugiados esperan a los recién llegados de Sudán, con la esperanza de recibir noticias de sus familias. Es en este punto donde, a menudo, se enteran de la pérdida de sus seres queridos en Sudán. Ahora, los equipos de MSF también ofrecen apoyo de salud mental a las personas que lo requieren junto al paso fronterizo y han instalado un depósito de agua para suministrar agua potable a quienes llegan hasta allí tras el agotador viaje que se ven obligados a realizar.

Desde que comenzó la guerra en Sudán en abril, hace más de seis meses, millones de personas se han visto obligadas a huir, dejando atrás sus hogares y medios de subsistencia. Aunque la mayoría sigue en Sudán, donde hay alrededor de 5 millones de desplazados internos, se calcula que 1,2 millones de personas han cruzado la frontera con los países vecinos. La mayoría de ellas se encuentran ahora en Chad, un país que ya se enfrenta a múltiples crisis humanitarias.

“pesar de los esfuerzos colectivos de las comunidades locales, las autoridades y las organizaciones humanitarias, la respuesta humanitaria aún no está a la altura de la magnitud de la crisis en el este de Chad, que también está poniendo a prueba a las vulnerables comunidades de acogida”, explica Claire Nicolet, responsable de la respuesta de emergencia de MSF en Chad y Sudán. “Mucha gente vive en campos improvisados donde las condiciones siguen siendo terribles. Mientras tanto, el último aumento de llegadas de refugiados es otro indicio de que las necesidades siguen creciendo y de que el conflicto que las alimenta está lejos de haber terminado. Seguimos pidiendo un aumento inmediato de la ayuda humanitaria para ayudar a los más vulnerables, tanto refugiados como chadianos, y garantizar el acceso a servicios básicos como agua, atención sanitaria, refugio y alimentos”, concluye Nicolet.

Los equipos de MSF están prestando atención médica vital en los campos de Adré, Ourang y Metche, en la provincia de Ouaddai, así como en los campos de Goz Achiye, Daguessa y Anderessa, situados en la región fronteriza de la provincia de Sila.

Desde el inicio de su respuesta de emergencia en el este del Chad, MSF ha realizado más de 96.000 consultas, hospitalizado a 8.492 pacientes, tratado a 7.155 por desnutrición y a 31.955 por malaria, practicado 1.634 cirugías y asistido 1.043 partos. Nuestros equipos también están distribuyendo artículos de primera necesidad y suministrando hasta el 80% del agua potable disponible para los refugiados.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Redes:

Lo más visto: