4 marzo, 2024
4 marzo, 2024

Sur de Gaza: “Las necesidades de la población son enormes”

Nicholas Papachrysostomou forma parte del equipo de 15 trabajadores internacionales y palestinos de MSF que entró en Gaza el pasado 14 de noviembre y que actualmente se encuentra en la localidad de Jan Yunis, en el sur de la Franja, prestando apoyo al hospital Nasser, una clínica ambulatoria y un centro de atención primaria.

Este es su testimonio:

“Me llamo Nicolás Papachrysostomou y soy el coordinador de Emergencias de MSF en Gaza. ​ Hace poco que el equipo de MSF ha entrado en Gaza de nuevo y lo que estamos viendo aquí es difícil a describir y es más difícil entender cómo la comunidad internacional está permitiendo que eso suceda.

Ahora mismo hay muy poco combustible. Las necesidades de la población son enormes. Sin combustible, no se puede cocinar la comida, no se puede hacer pan, no pueden funcionar las depuradoras de agua, entonces hay poca agua para beber potable.

Saneamiento, higiene [están] en condiciones muy precarias. Hay basura acumulándose por todos lados.

El invierno está aquí, hace frío en la noche [y] no hay mantas, ropa de abrigo, colchones…

Y después tenemos desplazados por todos lados. Las escuelas del sur de Gaza están llenas, donde estamos nosotros, algo que estamos testimoniando todos los días. Miles de personas, 80 personas por clase, tiendas dentro de las escuelas, fuera de las escuelas. Es una densidad enorme, ya la banda de Gaza era conocida por su densidad poblacional, ahora mismo [es] mucho peor.

[Hay] más de un millón de desplazados en el sur y bueno, eso hace que las situaciones vuelven a ser más precarias que antes.

[Hay] bombardeos frecuentes, ayer estuvimos yendo por la calle y las casas que estaban ayer allí hoy están en ruinas. Pasa todos los días, es algo muy evidente para nosotros. Un constante sufrimiento de pérdida aquí mismo. El estado de salud mental de la gente, bueno, es difícil saber cómo están, cómo siguen, también nuestro personal nacional.

Nosotros, como equipo, estamos también viviendo en condiciones básicas, Compartiendo todos la casa, los pocos recursos [que tenemos], pero claro, nosotros lo sabíamos y entonces no es lo mismo.

Hace poco que hemos empezado a activar nuestras operaciones. Estamos en un centro de salud desde hace muy poco, un par de días solo, en una zona bastante precaria en términos de seguridad, los bombardeos suceden todos los días, algo que nosotros también estamos viviendo. Hay pacientes crónicos sin medicamentos.

[La] salud sexual-reproductiva [está] cerrada por falta de ginecólogos. [La] salud mental por falta de profesionales, tampoco funciona. Es un centro de salud desbordado. El primer día que estuvimos en el centro de salud primaria llegaron 750 pacientes.

Y MSF ha podido ofrecer ayuda, cuidado médicos, a un cuarto de ellos. [Tratamos] diarreas infecciones respiratorias, pacientes crónicos, curas, bastante curas. Estamos hablando de heridas de explosión de bombardeos, de morteros que se están siguiendo a nivel de salud primaria. Es difícil entender cómo la salud primaria todavía funciona con un número de centros de salud abiertos muy reducido con respecto a los centros de salud que estaban funcionando en Gaza antes.

Es una situación difícil y el equipo de MSF va a seguir apoyando a la población lo máximo que podamos”.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Redes:

Lo más visto: